¿Cuáles son las lentillas más efectivas para la miopía?

La miopía se ha convertido en un problema de salud de primer orden debido al creciente aumento del número de personas que sufren este defecto en la visión. Especialmente significativo resulta su aumento durante la última década.

Tal es así, que en España se calcula que la miopía afecta a en torno el 25% de la población total, y, lo que es peor, se trata de una tendencia que sigue en aumento.

Pero, no solo debemos tener en cuenta los problemas específicos que produce la miopía en quiénes la padecen sino que a estos se suman complicaciones patológicas en aquellas personas que sufren una miopía elevada. Complicaciones tales como la degeneración macular, el desprendimiento de retina, cataratas, glaucoma y neovascularización coroidea.

Todo ello ha conducido a que se inviertan cada vez más recursos en la investigación de las posibles causas del aumento de su incidencia así como las mejores soluciones para evitar, o, cuando menos, ralentizar la progresión de la misma.

¿Qué es la miopía?

La miopía se define como un defecto de acomodación del ojo, el cuál es incapaz de enfocar una imagen lejana sobre la retina. Al tratarse de un efecto refractivo, los rayos procedentes de un objeto lejano se enfocan en un plano situado por delante de la retina. El resultado es que no se percibe con claridad el objeto, se ve “borroso”.

La miopía puede clasificarse, desde el punto de vista refractivo, en tres tipos:

  • Axial, que es aquella que se produce por un aumento del eje antero-posterior del globo ocular.
  • Producida por un incremento de la curvatura de la córnea o del cristalino.
  • Producida por el aumento del índice de refracción del cristalino.

Clínicamente, al hablar de miopía, podemos referirnos a la fisiológica, que es aquella derivada de un desequilibrio entre el poder refractivo y la longitud axial y la patológica, que es aquella causada por un alargamiento anormal del globo ocular.

Causas de la progresión de la miopía
Causas y progresión de la miopía

¿Cuáles son las causas de la miopía?

Existen diversas causas asociadas con la aparición y progresión de la miopía. Los especialistas nunca hablan de una causa única para que esta se produzca si no que es la combinación de varias la que da como resultado la aparición de este defecto en la visión.

Además, se sospecha de la existencia de más causas, que aún no están todavía identificadas.

Podemos hablar por tanto como posibles causas de la miopía:

  • Genéticas: existe consenso respecto a cierto componente hereditario relacionado con los defectos de refracción.
  • Excesivo uso de la visión cercana: algunos estudios concluyen que un aumento de la realización de tareas que requieren visión cercana puede producir un aumento de la miopía. Por ejemplo, la lectura o el uso de pantallas
  • Ausencia de actividades al aire libre: en la actualidad se observa una disminución de la realización de actividades al aire libre. Para muchas de ellas no se realizan el uso de la visión próxima, sino más bien la visión lejana. Además, algunos especialistas señalan que la exposición a la luz natural podría contribuir a ser un factor de protección frente a la aparición de la miopía
  • Desenfoque de las imágenes retinianas

El desenfoque central de las imágenes en la retina pueden ser precursoras de una elongación axial, lo que puede tener como consecuencia el desarrollo de la miopía.

El desenfoque en la periferia. El ojo crece cuando el ojo se hace más miope, ya que se ponen en marcha mecanismos de emetropización (cambio de las estructuras del ojo para lograr una refracción óptima) que producen un aumento de la longitud axial…

¿Cuáles son los tratamientos para la miopía?

Además de los tratamientos convencionales, que consisten en el diagnóstico de la miopía y diseño de lentes, cada vez se hace más hincapié en utilizar tratamientos que frenen o ralenticen el avance de la miopía. La mayoría de estos están centrados en niños y jóvenes, que se encuentran en edades donde aún es posible intervenir.

Gracias a recientes estudios experimentales, se ha demostrado que la inducción del desenfoque periférico miópico, sostenido a lo largo del tiempo, puede resultar un tratamiento eficaz para prevenir que la miopía progrese en niños y jóvenes. Este desenfoque en la zona periférica de la retina, puede regular el crecimiento del ojo en su etapa de desarrollo.

Esta técnica se lleva a cabo mediante el uso de distintas clases de compensaciones ópticas y mediante diversas terapias.

Específicamente, las terapias que se basan en el uso de lentes son:

  • Lentes convencionales en gafa. La desventaja principal es la variación del desenfoque periférico con el movimiento ocular.
  • Lentes multifocales “centro-lejos”. En su origen fueron concebidas para el tratamiento de la presbicia. Su uso produce una pérdida significativa de la calidad visual en pupilas mayores de 3,5 milímetros.
  • Ortoqueratología: esta técnica consiste en el moldeado temporal de la superficie de la córnea (cuando el usuario duerme). Este efecto transitorio es variable a lo largo del día influyendo en la calidad visual y su efecto terapeútico. Resulta por tanto una técnica compleja y poco precisa.
  • Lentes de contacto con adición periférica. Existen varios tipos de lentes de distintos fabricantes. Su principal desventaja es la pérdida de calidad visual debido a la pérdida de contraste al existir dos focos en la retina.

En resumen y como podemos observar, según la bibliografía existente, los métodos más eficaces actuales son aquellos basados en la farmacología y la compensación de la refracción hipermetrópica de la retina periférica.

Tratamientos para la miopía
Tratamientos para la miopía

Estudio comparativo de distintas lentes de diseño refractivo

Gracias a un estudio realizado de comparación entre los distintos tipos de lentes basados en el diseño refractivo, se pudo evaluar la variación en la refracción periférica producida por cada una de ellas.

Los valores que se midieron durante este estudio fueron:

  • Refracción
  • Objetiva y subjetiva
  • Agudeza visual
  • Agudeza visual escotópica (con iluminaciones bajas)
  • Agudeza visual con contraste al 30%: como forma de evaluar la calidad de la visión se mide la agudeza visual con una sensibilidad al contraste reducida.
  • Refracción periférica

¿Qué lentes de contacto se usaron?

  • Lentes de contacto K: son lentes de contacto blandas que se reemplazan diariamente. Consta de un diseño Dual Focus. Su diseño produce dos planos focales con los que se busca conseguir una buena agudeza visual tanto en visión lejana como cercana, a la vez que se produce un desenfoque miópico en la periferia.
  • Lente de contacto M: se trata de una lente que se reemplaza cada tres meses y se usa diariamente. Su uso está especialmente recomendado para niños y adolescentes. El objetivo de estas lentes es el e de corregir la refracción del paciente en visión lejana y próxima a la vez que se controla la miopía.
  • Lentes de contacto L: se trata de una lente que se sustituye cada mes y se usa de forma diaria. Es una lente multifocal que compensa la graduación de lejos y la presbicia.
Tipos de lentes para miopía estudiadas
Tipos de lentes para miopía estudiadas

Este estudio se realizó con 13 pacientes y su objetivo principal era evaluar la variación de refracción periférica producida por cada uno de los tres tipos de lentes.

La conclusión fue que se puede decir que la lente K es la que produce un efecto más homogéneo en la retina, pero la lente M es la que proporciona más calidad visual.

En cualquier caso, para un abordaje integral en el diagnóstico y tratamiento de la miopía, es preceptivo contar con especialistas que puedan hacer un estudio personalizado de su caso y ofrecer las mejores opciones de tratamiento. Visualiza, nuestra óptica de Zaragoza, cuenta con expertos en todo tipo de patologías de la vista, incluido el tratamiento de la miopía. No dude en consultarnos.