¿Cómo afectan las nuevas tecnologías a la salud visual de los niños?

09/01/2020
¿Cómo afecta el uso de las nuevas tecnologías en la salud ocular de los niños?

En la actualidad, la mayoría de la población permanecemos conectados a nuestros móviles, tablets u ordenadores por largos periodos de tiempo. Esto puede conducir al padecimiento de diversos problemas oculares que pueden afectar a nuestra vida diaria. Especialmente es en el público infantil donde los riesgos por el uso excesivo de las nuevas tecnologías aumenta considerablemente, pudiendo sufrir diversos problemas oculares como irritación, enrojecimiento ocular, migrañas y fatiga visual, algo que puede afectar negativamente a su rendimiento escolar.

Se ha observado un aumento de los casos de miopía en pacientes jóvenes que abusan del uso de las nuevas tecnologías. Según las estimaciones, en 2020 más del 30% de los niños y adolescentes presentarán miopía como consecuencia de un uso inadecuado de las pantallas. Estos datos preocupan especialmente en niños menores de seis años, una franja de edad en la cual también ha aumentado el número de casos de miopía, puesto que su sistema visual todavía está desarrollándose y un uso excesivo de las nuevas tecnologías puede influir de forma negativa en su desarrollo visual.

 

Problemas visuales derivados del uso de las nuevas tecnologías

Está demostrado que los niños que pasan menos tiempo al aire libre son más propensos a sufrir miopía. En países desarrollados, la tasa de niños que sufren de problemas de refracción aumenta considerablemente, frente a los países subdesarrollados que no tienen acceso a las nuevas tecnologías ni están escolarizados, por lo que no fuerzan su vista de cerca.

La luz solar produce una liberación de la hormona dopamina en la retina, que es la encargada de regular la forma del ojo durante su proceso de desarrollo. Las luces de las pantallas y monitores reducen la liberación de dopamina en el ojo, lo que indice de forma negativa en su desarrollo.

Además de los problemas anteriormente mencionados, el uso excesivo de las pantallas pueden llegar a provocar molestias oculares como picores y fatiga visual, que puede afectar al rendimiento escolar del niño. Para ello, se suelen recetar gafas con cristales protectores y antirreflejantes que eviten que la luz de los monitores puedan dañar los ojos del pequeño.

Por otro lado, la luz de dichos dispositivos puede dar problemas en el ciclo del sueño, puesto que la luz azul incide en los ritmos circadianos y la producción de melatonina, originando como consecuencia problemas de insomnio e irritabilidad.

 

Consejos para el buen uso de las nuevas tecnologías

El primer consejo que se debe tener en cuenta para proteger la vista de los niños es reducir el tiempo de exposición a las pantallas, y pasar más tiempo al aire libre, reduciendo así sus posibilidades de sufrir miopía.

Cuando utilicen el ordenador para estudiar o para jugar, deberán tener en cuenta aspectos tan importantes como el descanso. La conocida como regla 20-20-20 nos dice que por cada 20 minutos que permanezcamos delante de la pantalla deberemos descansar durante 20 segundos, enfocando a un objeto que se encuentre a 20 pies (6 metros de distancia).

También es muy importante recordar al niño que parpadee con mayor frecuencia, ya que frente a un monitor con luz artificial se reduce a la mitad la frecuencia de parpadeo, aumentando las probabilidades de sufrir ojo seco.

Se debe controlar que la distancia de los ojos a la pantalla no obligue a la vista del niño a una excesiva acomodación. Se debe mantener una distancia equivalente a un brazo cuando se utilice un ordenador (entre 45 a 55cm) y una distancia del codo al hombro cuando se utilice una tablet o teléfono móvil (de 35 a 40 cm).

Utilizar el ordenador o el móvil con una iluminación adecuada es muy importante para reducir las probabilidades de tener molestias visuales. Además, el brillo de la pantalla deberá estar ajustado a medida del usuario y no ser demasiado alto. Existen filtros de luz azul para pantallas, muy indicados para su uso nocturno, ya que al reducir la cantidad de esta luz permite que la calidad del sueño sea mejor.

 

Para terminar, recomendamos encarecidamente a todos los padres que lleven a sus hijos a una revisión óptica anual, ya que con ello lograremos detectar y frenar problemas visuales como la miopía u otras condiciones que impidan que el niño pueda mejorar su rendimiento escolar. Si vives en Zaragoza y deseas que te informemos, en Visualiza, nuestra óptica en Zaragoza, nuestras profesionales te informarán adecuadamente sobre todos los consejos que podéis poner en práctica para proteger la salud visual de tu hijo ante el auge de las nuevas tecnologías.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar experiencia de usuario. Si continúas navegando estas dando su consentimiento para la aceptación de las mismas. Pincha el enlace para más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar