¿Cómo puedo reducir la miopía?

21/11/2019
¿Cómo reducir la miopía?

La miopía es una de las patologías oculares más frecuentes en todo el mundo. Esta deficiencia visual suele aparecer a edades tempranas, a partir de los 6 u 8 años, y hasta el fin de la etapa adolescente es muy común que las dioptrías vayan aumentando de forma progresiva hasta lograr estabilizarse. Para poder ver adecuadamente, se suele recurrir al uso de gafas graduadas en caso de que la miopía sea muy elevada. Sin embargo, numerosas personas desean apostar por abandonar sus monturas y optar por otros métodos que les puedan ayudar a recuperar su agudeza visual.

Para lograr reducir la miopía, existen diversos procedimientos que nos permitirán volver a recuperar la nitidez en nuestra visión.

 

Procedimientos quirúrgicos

Cirugía LASIK y LASEK

La cirugía refractiva ocular es uno de los procedimientos más empleados para lograr reducir la miopía. Mediante un láser, se corrigen los errores de refracción en la córnea, para lograr eliminar la miopía, hipermetropía o astigmatismo.

Los tipos de cirugía láser más conocidos para corregir estas afecciones de la córnea son el LASIK y el LASEK. La diferencia entre ambos procedimientos radica en la forma en la que el láser llega a la córnea. En el LASIK, se levanta una fina capa de tejido corneal mediante la ayuda de un pequeño bisturí llamado microquerátomo que levanta esta capa para que el láser pueda acceder a la córnea. Posteriormente, esta capa se recoloca y se deja que cicatrice de forma natural.

En el caso de las intervenciones con técnicas de superficie conocidas como LASEK o PRK, el cirujano levanta únicamente la capa más superficial de la córnea, el epitelio corneal, y aplica el láser bajo esta. Ambos tipos de cirugía son indoloros y muy rápidos de realizar; el paciente es dado de alta el mismo día de la intervención pudiendo llevar una vida normal, aunque se recomienda guardar reposo los días posteriores a la operación.

En algunos de los casos, por ejemplo cuando la córnea es muy delgada o cuando las dioptrías son muy altas (más de 10) las dioptrías no se reducen a 0, puesto que al eliminar demasiado tejido corneal en la operación pueden dejarla muy frágil y causar futuras complicaciones. La gran mayoría de los pacientes operados de miopía reportan buenos resultados con las cirugías LASIK y LASEK, pudiendo llevar una vida normal inmediatamente después de la intervención.

 

Procedimientos no quirúrgicos

Ejercicios visuales

Existe un fenómeno conocido como falsa miopía o exceso acomodativo del ojo que produce los mismos síntomas que la miopía.

La miopía se basa en un exceso de potencia del ojo. Cuando la acomodación del ojo se activa al tratar de enfocar objetos lejanos se produce este exceso de potencia, que deriva en una visión borrosa. En la falsa miopía se produce exactamente lo mismo, sin embargo, son cosas totalmente distintas. La miopía nace de un problema anatómico del ojo, con una córnea demasiado curvada u otros fallos en la anatomía ocular. El exceso acomodativo o falsa miopía se trata de un problema funcional, en el que hay que reeducar al ojo para evitar que el proceso de acomodación se active cuando no debe de hacerlo. Para ello se utilizan diversos ejercicios visuales destinados a la correción de estos problemas. La utilización de gafas para corregir el defecto visual que provoca la falsa miopía puede agravar aún más el exceso de acomodación del ojo.

 

Ortoqueratología

La ortoqueratología es un método de corrección de la visión mediante el uso de lentes de contacto adaptativas que se utilizan durante la noche para moldear la córnea y reducir la miopía mientras el paciente duerme.

Las lentes de contacto que se utilizan para tal efecto se denominan Orto-K, un tratamiento pionero en el control y reducción de la miopía. Con la ayuda de estas lentes se compensan de forma parcial o total los defectos de refracción esféricos, para que así el paciente pueda ver de forma nítida sin gafas durante el día. Este procedimiento también es conocido como ortoqueratología nocturna, ya que las lentes se utilizan únicamente de noche, aunque también hay modelos concretos que pueden llevarse de día, pero la base de este método radica en el uso de las lentes de forma nocturna.

Estas lentes se elaboran de forma totalmente personalizada, adaptándose a la córnea del paciente. El estudio de la córnea se realiza mediante un topógrafo corneal y a partir de los resultados obtenidos, el profesional podrá diseñar las lentillas de tal forma que se adapten completamente a la córnea del usuario para moldearla adecuadamente según su morfología. Además, estas lentillas deben estar diseñadas con materiales que permitan que el ojo esté oxigenado, para evitar la hipoxia ocular. Por ello, el uso de lentes Orto-K es totalmente seguro y recomendable para todos aquellos pacientes que deseen reducir la miopía y recuperar una visión nítida de forma práctica y cómoda.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar experiencia de usuario. Si continúas navegando estas dando su consentimiento para la aceptación de las mismas. Pincha el enlace para más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar