¿Qué es la lateralidad cruzada?

26/11/2019
¿Qué es la lateralidad cruzada?

A menudo nos llegan a nuestra óptica en Zaragoza niños derivados por un posible problema de lateralidad cruzada. Esa sospecha comienza generalmente en las aulas, donde los profesores advierten a los padres del menor las dificultades en el aprendizaje y en la lectura y escritura, como por ejemplo las inversiones al escribir números o letras.

Para poder diagnosticar una lateralidad cruzada es importante hacer una evaluación completa de cada una de las habilidades visuales así como de las dominancias de mano, ojo, oído y pie, y conocer si el niño/a ha completado el proceso de lateralización.

 

¿Qué es la lateralidad?

El eje corporal es el plano imaginario que atraviesa nuestro cuerpo de arriba hasta abajo dividiendo en dos mitades iguales, lo que denominamos línea media. La integración de la línea media posibilita la adquisición de la lateralidad, permitiendo que el niño distinga entre la izquierda y la derecha de su cuerpo. Posteriormente conseguirá proyectar estas referencias sobre el mundo y sobre los demás por lo que le permitirá establecer una organización del espacio y el tiempo.

La lateralidad es la preferencia de uso de una mitad del cuerpo frente a la otra. Como se ha explicado anteriormente, la lateralidad está relacionada con el conocimiento que presenta el niño de su propio cuerpo. No es hasta los 3 años que el niño empieza a distinguir entre los dos lados del cuerpo. Este proceso de preferencia lateral se afirma hacia los 4 años, y aunque el niño no sabe aún qué es izquierda o qué es derecha, si puede situar los distintos órganos en lados distintos de su cuerpo.

La lateralidad del niño se determina a partir de los 6-7 años y no será hasta los 8-9 años cuando alcance la conciencia plena de las partes laterales del cuerpo. Cuando el niño adquiere esta conciencia interna de ambos lados del cuerpo y conoce bien la parte izquierda y la derecha de su propio cuerpo, es capaz de orientar el resto de objetos en el espacio con respecto a sí mismo. Por ello, la lateralidad es la encargada de orientarnos en el espacio y en el tiempo.

Diferenciar el lado izquierdo y el derecho es fundamental para el aprendizaje de la lectoescritura, y para llegar a ese punto es necesario que el niño tenga una buena organización a nivel cerebral.

Muchos de los niños que evaluamos en Visualiza no presentan una buena organización cerebral. Esto viene ocasionado por alguna alteración en el desarrollo de la lateralidad asociando dificultades de organización en la visión del espacio y el lenguaje.

Lateralidad cruzada

 

¿En qué consiste el proceso de lateralización?

Estamos formados por muchos sistemas dobles, como por ejemplo las manos, los pies, los oídos, los ojos o los hemisferios cerebrales. Al nacer existe una simetría tanto cerebral como corporal. Es a partir de este momento cuando el niño comienza a experimentar y a realizar movimientos con las distintas partes de su cuerpo, rompiendo la simetría debido a la preferencia de un lado del cuerpo.

El proceso de lateralización se inicia cuando se rompe esta simetría cerebral,  dictaminado por el predominio de un hemisferio cerebral sobre el otro. A su vez, implica la dominancia de un lado del cuerpo con la que conseguirá una mayor capacidad para  ejecutar actividades motrices.

A esta especialización de los hemisferios cerebrales podemos denominarla lateralidad cerebral, que posteriormente dará lugar a la lateralidad corporal.

 

Tipos de lateralidad

Existen distintos tipos de lateralidad, entre los cuales se encuentran:

  • Lateralidad homogénea: Cuando las dominancias de la mano, el pie, el ojo y el oído se encuentran en el mismo lado del cuerpo ya sea derecho (diestro) o izquierdo (zurdo).
  • Lateralidad cruzada: Cuando los ojos, oídos o pies presentan una lateralidad distinta a la manual. Por ejemplo, mano derecha dominante con el dominio del ojo izquierdo.
  • Lateralidad contrariada: Expresa que el niño ha invertido en algún o algunos miembros su tendencia natural. Por ejemplo: un niño zurdo que se le ha forzado a escribir con la derecha.
  • Lateralidad mixta: Auellos niños que presentan heterogeneidad en una o en todas las lateralidades. Por ejemplo, aquellos niños que realizan unas actividades con una mano y otras con la contraria (ambidextrismo).
  • Lateralidad indefinida: Indica el uso de un lado u otro del cuerpo sin un patrón constante y definido.

 

Tratamiento de la lateralidad cruzada

Para diagnosticar el tipo de lateralidad que posee el paciente se ha de realizar un test de lateralidad, que nos ayudará a evaluar las áreas y el grado de afectación que poseen. De este estudio podremos diseñar de forma personalizada un programa de ejercicios para la corrección de la lateralidad cruzada y otros tipos. Con estos ejercicios lograremos estimular los recorridos neurofisiológicos que activan el lóbulo cerebral de cada lateralidad.

Si sospechas que tu hijo/a pueda tener problemas de lateralidad cruzada, no dudes en contactar con Visualiza, nuestra óptica en Zaragoza, donde os daremos todo tipo de información y consejos para poder corregir este problema.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar experiencia de usuario. Si continúas navegando estas dando su consentimiento para la aceptación de las mismas. Pincha el enlace para más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar