Lentes de contacto para niños

Para deporte o uso diario

1. ¿A qué edad pueden usarse?

No existe una edad mínima estipulada para el uso de las lentes de contacto para niños.

2. Ventajas de su uso

El paciente podrá ver de forma nítida sin depender de las gafas.

¿Cuándo pueden comenzar los niños a llevar lentillas?

Lentillas para niños en Zaragoza

Existe la creencia de que los niños no pueden llevar lentillas hasta que entran a la adolescencia, alrededor de los 12-14 años. Sin embargo, la realidad es que no existe una edad mínima para llevar lentillas; hay casos en los que es necesario su uso a edades muy tempranas. Se han llegado a adaptar lentillas para recién nacidos con problemas visuales.

El momento ideal para comenzar a usar lentillas depende de cada niño, ya que estas requieren más cuidado que unas gafas. Si el niño todavía no dispone de la edad necesaria para responsabilizarse del manejo y la limpieza de sus lentillas, sus padres pueden encargarse de ello. Los niños más mayores y adolescentes son capaces de hacerse cargo de esta tarea, además de ser conscientes de lo necesario que es el uso responsable de sus lentes de contacto para conservar una buena salud visual.

Un mal uso de las lentillas puede provocar infecciones y otras afecciones como la conjuntivitis o la queratitis. Por ello, se deben limpiar y desinfectar después de cada uso, si son lentillas de larga duración. Para el público infantil, se recomienda el uso de lentillas para niños deshechables, que podrán tirarse a la basura después de su uso, y al día siguiente se emplearán otras nuevas. Con ello, se maximiza la higiene y se minimizan los problemas que puede provocar un uso irresponsable de las lentillas para niños.

 

¿Qué problemas de refracción pueden corregir las lentillas?

Las lentillas pueden corregir problemas de refracción visual como la miopía, el astigmatismo y la hipermetropía.

Cada vez son más los niños que padecen miopía a edades muy tempranas, debido en parte a un mal uso de las nuevas tecnologías y a otros factores físicos y genéticos que hacen que su ojo se alargue y que aumenten sus dioptrías, provocando una visión borrosa de lejos. Esto puede hacer que el niño no pueda ver bien la pizarra en clase, el ordenador, o que no pueda desenvolverse bien durante el desarrollo de una actividad física y deportiva. Por otro lado, la hipermetropía produce el efecto contrario: el paciente experimentará visión borrosa de cerca. Los pacientes hipermétropes presentan problemas a la hora de leer y escribir, impidiendo la correcta comprensión lectora de los textos. Las lentillas para niños también pueden corregir el astigmatismo, un defecto visual en el cual la córnea tiene un aspecto irregular, y en consecuencia, la persona que la padece no puede percibir con nitidez los objetos de su entorno.

Todos estos problemas de refracción impiden que el niño pueda dar el 100% en su día a día, tanto en clase como en su tiempo libre. Por ello, el uso de las lentillas para niños es muy recomendable para que puedan volver a verlo todo con nitidez, sin necesidad de depender de unas gafas que en la mayoría de veces resultan muy incómodas para los niños.

 

Tipos de lentillas para niños

Los tipos de lentillas para niños más recomendados son las lentillas de diario o deshechables, puesto que con ello evitamos posibles infecciones y afecciones en el sistema visual del niño. Al no tener que encargarse de su posterior limpieza, estas lentillas pueden tirarse a la basura y utilizar otras distintas al día siguiente. Las lentillas deshechables para niños se venden en packs que pueden durar varios meses. Además, son una opción muy económica en comparación con los costosos cristales graduados de las gafas.

Las lentillas quincenales o mensuales pueden ser una buena opción para los adolescentes que sean más responsables y conscientes de la importancia de limpiar a diario sus lentillas. Con un producto limpiador, el usuario podrá desinfectar la lentilla, pudiendo reutilizarla al día siguiente.

Como ya hemos nombrado, las lentillas para niños pueden corregir diferentes defectos de refracción visual. Las lentillas esféricas corrigen la miopía o hipermetropía, las lentillas tóricas corrigen el astigmatismo, y también pueden corregir a la vez la miopía o hipermetropía y las lentillas progresivas pueden corregir todos estos defectos a la vez, o los que necesite el niño.

Ante el aumento de casos de miopía entre el público infantil y su aparición a edades tempranas, desde hace unos años se ha popularizado el uso de unas lentillas correctoras nocturnas, que suelen utilizarse para el control de la miopía en los niños, una etapa donde la miopía puede avanzar considerablemente rápido, alcanzando altas graduaciones. Para evitarlo, las lentillas orto-k son una excelente solución para aquellos niños que poseen miopía. Estas lentillas se colocan por la noche, moldeando la córnea mientras duerme, para que al día siguiente pueda quitárselas y disfrutar de una visión perfecta. Debido a la acción moldeadora de la córnea, las lentillas orto-k son prescritas para frenar el avance de la miopía.

 

Ventajas del uso de lentillas en niños

Ventajas del uso de lentillas para niños

Hay actividades deportivas como el fútbol, baloncesto, tenis, natación, baile e incluso teatro para las que el uso de gafas no es el más adecuado y una buena visión es primordial. Es común que en la práctica de un deporte, el niño pueda sufrir alguna rotura en la gafa, provocada por un balonazo o un golpe desafortunado, lo que implica la reparación de las gafas y por ende, un coste económico añadido a la familia. Además, con el uso de lentillas para niños, el paciente podrá disfrutar de una visión nítida y practicar sus deportes favoritos con total libertad y comodidad, sin miedo a romper o perder sus gafas.

En ocasiones, los niños pueden sentirse acomplejados por el uso de las monturas graduadas, por ello, las lentillas son una buena opción que reforzará su autoestima sin sacrificar su agudeza visual.

Otro de los motivos para llevar lentillas son las necesidades visuales especificas, por ejemplo, los niños con una gran diferencia de graduación entre un ojo y otro conseguirán mejor agudeza visual con el uso de lentillas para niños. Si lo que necesitamos es que el niño lleve todo el tiempo las gafas y no mire por encima para que haga el efecto deseado la graduación, las lentillas también son una buena opción, puesto que mejoran la visión periférica, haciendo que el niño pueda percibir con total nitidez los objetos que le rodeen.

 

Comprar lentillas para niños en Zaragoza

¿Su hijo no puede ver con nitidez los objetos? ¿Presenta problemas a la hora de leer y escribir en clase? ¿Es usuario de gafas y no se siente cómodo con ellas? En Visualiza Óptica realizaremos una revisión exhaustiva a su hijo para evaluar su salud visual. Procederemos a graduarle la vista para así conocer las dioptrías de miopía, hipermetropía y/o astigmatismo que tenga, para así poder ofertarle la mejor solución para que pueda recuperar su nitidez visual. Para aquellos niños que no se sientan cómodos con el uso de las gafas, o les molesten a la hora de realizan un deporte, las lentillas para niños son una solución óptima que les permitirá disfrutar de una perfecta visión. Acuda con su familia a nuestra óptica en Zaragoza y les daremos toda la información que necesite. Contacte con nosotros y solicite una cita.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar experiencia de usuario. Si continúas navegando estas dando su consentimiento para la aceptación de las mismas. Pincha el enlace para más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar