Presbicia o vista cansada

Cuando no vemos bien de cerca

1. ¿Te cansas de leer?

Si leer te produce fatiga o borrosidad y tienes más de 40 años  lo mas probable es que tengas presbicia

2. ¿Te alejas el móvil para poder verlo bien?

Alejarse las cosas para poder enfocarlas bien es uno de los primeros síntomas de la vista cansada

Qué es la presbicia

Afecta al 90% de los mayores de 40 años.

La presbicia es un problema visual relacionado con el paso de la edad. Por tanto, es un proceso natural por el que pasarán la mayoría de las personas conforme cumplan años.

Se calcula que la presbicia afecta al 90% de los mayores de 40 años.

La presbicia o vista cansada aparece como una dificultad que tiene el ojo para enfocar bien de cerca como consecuencia del envejecimiento del cristalino. Esta afección suele hacer su primera aparición en torno a los 40-45 años.

Aunque la mayoría de las personas tarde o temprano tendrán presbicia, sí que es cierto que la edad de aparición, así como el nivel de afectación, pueden ser algo variables.

Causas de la presbicia

La vista cansada se produce por una pérdida de elasticidad del cristalino, la lente natural del ojo que se encuentra entre la córnea y la retina. El cristalino tiene la capacidad de acomodación, es decir, de enfocar los objetos en función de la distancia a la que se encuentran. Al perder su flexibilidad natural experimentamos

Causas de la presbicia

La vista cansada se produce por una pérdida de elasticidad del cristalino, la lente natural del ojo que se encuentra entre la córnea y la retina. El cristalino tiene la capacidad de acomodación, es decir, de enfocar los objetos en función de la distancia a la que se encuentran.

 

Síntomas de la presbicia

La dificultad para ver la letra pequeña es el síntoma más habitual

La presbicia se manifiesta básicamente por la dificultad para ver objetos cercanos. Por eso, algunos de sus síntomas son:

  • Fatiga visual, sobre todo cuando se ha estado mucho tiempo leyendo, trabajando con el ordenador, y en general realizando una actividad que requiera de vista cercana.
  • Dolores de cabeza cuando se ha forzado la vista para leer u observar objetos pequeños.
  • Dificultad para la lectura, sobre todo cuando la letra es muy pequeña. Por ello, es habitual que quiénes comienzan a experimentar presbicia sientan la necesidad de alejar los objetos para verlos mejor.

¿Se puede prevenir la presbicia?

La vista cansada es una proceso natural, y, por tanto, no es posible su prevención, aunque manteniendo una buena higiene visual si conseguiremos que a esta no se sumen otros problemas relacionados con la vista.

Lo mejor que podemos hacer para cuidar nuestra salud ocular es realizar revisiones periódicas de nuestra vista, sobre todo a partir de los 40 años.

Una detección precoz de la aparición de este problema nos permitirá aplicar soluciones tempranas y evitar que esta nos genera molestias adicionales.

Soluciones para la vista cansada: lentes progresivas

Las lentes progresivas son la mejor opción

Aunque no podemos prevenirla ni curarla, los optometristas disponemos de distintas soluciones que nos permiten adaptarnos a la necesidad de cada paciente y que este pueda solucionar los problemas derivados de sus problemas de visión.

Existen básicamente dos soluciones para la presbicia: las lentes progresivas o las lentillas progresivas.

Tipos de lentes progresivas

Las lentes progresivas son la mejor opción para el tratamiento de la presbicia.

Su tratamiento consiste en la prescripción óptica de gafas o adaptación de lentes de contacto progresivas.

Las lentes oftálmicas destinadas para presbicia pueden ser:

Monofocales: son aquellas que nos permiten enfocar a una distancia cercana. Las conocidas coloquialmente como “gafas de lectura” que se emplean solo cuando debemos realizar alguna actividad que nos requiera ver de cerca, como leer.

Progresivas: son lentes más evolucionadas con varias zonas de visión, cuyo objetivo es abarcar todas las necesidades visuales que podemos tener: vista de lejos, vista intermedia y vista cercana.

Hasta ahora, las gafas progresivas se dividían en dos o tres zonas por las que se podía ver en todas las distancias, es decir, eran bifocales o trifocales.

En la actualidad, las lentes progresivas multifocales eliminan esas líneas de separación tan evidentes, permitiendo una corrección de la visión mucho más gradual y sutil, evitando “saltos en la visión” cuando se cambia de una zona a otra. Esto no es solo más beneficioso para nuestro bienestar visual si no que, estéticamente, se trata de lentes más finas y discretas.

Para obtener las mejores soluciones para tu presbicia, las lentes progresivas se convierten así en la mejor opción y más cómoda. Además, nuestros optometristas diseñarán una solución personalizada para tu caso ya que para el diseño de las gafas es necesario hacerlas a medida.

Por supuesto, también tienes disponibles lentes progresivas de sol, para que en cualquier circunstancia puedas disfrutar de una visión nítida y protegida.

Ven ya a vernos a nuestra óptica de Zaragoza y consulta sobre todas las soluciones para presbicia que tenemos para ti.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar experiencia de usuario. Si continúas navegando estas dando su consentimiento para la aceptación de las mismas. Pincha el enlace para más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar