Terapia reflejos primitivos

Reflejos que afectan a la visión

1. En qué consiste

2. Beneficios

Qué son los reflejos primitivos

Movimientos involuntarios innatos.

Los Reflejos primitivos son unas reacciones musculares involuntarias que se producen ante ciertos tipos de estimulaciones y dirigen los movimientos del feto y del bebé durante los primeros meses de vida.

Estos reflejos se van integrando a medida que el niño crece, durante las diferentes etapas del desarrollo y deberían estar completamente integrados aproximadamente a los 3 años.

Por cada reflejo que se integra, el niño consigue una habilidad física o cognitiva, como las habilidades motoras finas o gruesas, la visión, la audición, la articulación de palabras y el lenguaje, o la lectura y la escritura.

 

Cómo afectan los reflejos primitivos a la visión

Si no se integran pueden afectar al desarrollo normal de la visión

Si el examen visual muestra que el niño tiene problemas de visón binocular, movimientos oculars, acomodación…es importante hacer un examen en profundidad de los reflejos primitivos e intedrar los que estén todavía activos.

Muchos niños con endoforia y/o hipermetropía pueden tener el Reflejo de Moro activo, que produce mucha tensión,  así como si tiene problemas de convergencia por un Reflejo Simétrico del Cuello no integrado.

Nos podemos encontrar personas con problemas en la acomodación con el Reflejo Tónico Simétrico no integrado. Incluso casos con estrabismo, movimientos oculares no precisos y/o problemas de lateralidad con el Reflejo Tónico Asimétrico del Cuello presente.

La integracion de reflejos y la Terapia de Movimiento Rítmico son frecuentemente métodos muy efectivos en los problemas visuales.

En qué consiste la terapia de reflejos primitivos

Ayudamos a integrar los reflejos aún presentes

Tras una evaluación motora previa se detectan aquellos reflejos no integrados y se establece una terapia individualizada. Consiste en una serie de ejercicios motores que se repetirán a diario en casa ( no mas de 5 minutos al día) y se pautaran con la frecuencia que sea necesaria tras cada consulta.

Cada sesión en el centro durará aproximadamente nos 45 minutos en los que observaremos el progreso mediante una entrevista con padres y niño y  reevaularemos. Aplicaremos terapia de integración de reflejos y enseñamos los nuevos ejercicios a realizar durante las próximas semanas en casa.

La duración total del tratamiento será de un año aproximado dependiendo de las necesidades de cada niño. Según el caso podremos ver resultados incluso en los primeros meses pero será necesario terminar el tratamiento completo.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar experiencia de usuario. Si continúas navegando estas dando su consentimiento para la aceptación de las mismas. Pincha el enlace para más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar